Le pedia que me asegurase que no era un holograma.

Le pedia que me asegurase que no era un holograma.

Atrapada en la red

Le pedia que me asegurase que nunca era un holograma. A veces tenia la impresion sobre quedar hablando con un ordenador. No podia igual de nefasto ideal, y se lo hacia saber. La novia se reia, me llamaba “tontita» asi­ como me mandaba mas fotos y mas notas de voz.

Muy veloz me conto mas de su vida sobre lo que hubiese querido conocer. A la oportunidad que me daba a descubrir su lado mas dulce, me paseaba por las rincones mas oscuros sobre su supuesta vida asi­ como me presentaba a sus supuestos demonios.

Hablabamos cada aniversario asi­ como la conexion era cada vez mas fuerte. Terminamos hablando sobre sentimientos asi­ como sonando con un avenencia inminente a pesar de sus miedos, inmensos.

Decia nunca tener estado de ningun modo con una femina y, aparte, vivir en el seno de una clan homofoba asi­ como sobre extrema derecha.

Wapa se me quedaba pequeno, asi­ como le propuse intercambiarnos los telefonos. Con el fin de mi sorpresa, la replica fue rechazo. Continuamos charlando a traves de la app unos dias Incluso que acepte, desprovisto una diferente opcion, la alternativa que la novia habia propuesto: hablariamos a traves de Skype.

Era mejor que nada, si bien comenzaba a inquietarme la condicion. Decia no tener redes sociales, yo buscaba por todo el mundo las rincones el nombre y apellido que me facilito, aunque nunca habia fortuna. No obstante, sus “te quieros”, dichos asi­ como susurrados de mil formas asi­ como en varios idiomas, asi­ como sus llamadas a traves de Skype, en evidente estilo me tranquilizaban, No obstante me enredaban mas en la red.

A pesar de lo surrealista de la condicion, parecia que al completo iba el frente del manillar. Nunca habia manana que nunca nos diesemos las “buenos dias”, ni noche que nos durmiesemos sin habernos deseado lindos suenos. Las canciones asi­ como las emojis “in love» eran el pan sobre cada conmemoracion. Sobre hecho, ella elimino su perfil en wapa, decia tener visto todo cuanto buscaba alla.

Hablaba sobre peligro y sobre la clan demasiado conocida como porques que justificasen el hecho de no facilitarme su numero de telefono. No obstante se decidio a abrirse una cuenta en Instagram. Coincidia con la imagen y el apelativo que yo conocia, Cristalino.

Tras intentos sobre vernos, fallidos, por caso, mis bajones y titubeos eran continuos. y ella, que continuamente se habia interesado por mi trabajo, me envio la fotografia suya con mi libro.

(«Creo que me llamo Carla»)

?Cazada!

Todo era demasiado falto de claridad. Su listado sobre seguidores nunca aumentaba en Instagram asi­ como la ultima foto que subio, con un despampanante vestido colorado y apoyada en un Ferrari, desencadeno la marabunta. Creo que en realidad nunca habia querido indagar anteriormente, que queria pensar que era real, entono el “mea culpa».

Una cosa hizo un clic en mi inteligencia y bicheando un escaso en la red, ?zas! O estaba hablando con la prototipo asi­ como me habia hexaedro apelativo, nacionalidad asi­ como perduracion falsa, o, efectivamente, no era la sujeto con la que creia efectuarse estado hablando aproximadamente un mes.

Lo supe realizando la indagacion por forma sobre imagenes similares. Use de ello la pagina “prepostseo”. Enseguida comenzaron a aparecerme fotografias y enlaces mujeres divorciadas citas que me llevaban al perfil de la de las tipos mas importantes de America: Teresa Kuster, argentina que habia recibido en su momento el titulo sobre miss Universo.

Nunca podia sentirme mas tonta.

Empece a enviarle capturas sobre monitor y a pedirle la explicacion. Esperaba que se esfumase, aunque fuese por verguenza. Aunque nunca fue de este modo. Me pidio disculpas dentro de lagrimas, y ese dia sombrio culmino con una emotiva emplazamiento a traves de Skype.

Supongo que movida por el caida espiritual mas que apreciable en mi, me envio fotos nuevamente. Aseguraba acontecer ciertamente ella esta vez. Era una chica mona, su gesto parecia dulce, asi­ como a mi me parecio que su voz podia permanecer adentro sobre ese torso de forma perfecta. Igualmente, dichas fotografias nunca me aparecian en lo que ya empezaba an acontecer una rutinaria indagacion de imagenes similares.

Todo siguio basicamente semejante cual estaba, inclusive me parecia mas real.

Era algo extremadamente intenso, de lo que me costaba muy alejarme. Ibamos a vernos en breves, asi me lo aseguro de nuevo la novia. No obstante, volvieron las tropiezos y las cancelaciones a ultima hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *